lunes, 9 de marzo de 2015

Sobre la (In)estabilidad de los grupos de rol y las campañas

¡Hola a todos y todas!

Es Lunes y toca entrada en mi autoimpuesta agenda de 2015. El tema de hoy fue sugerido por +Verion Alendar y a pesar de no estar a la altura de sus articulazos, intentaré enfocarlo de forma que pueda aportar algo a esta, nuestra pequeña comunidad.

El problema

No son pocas las veces que he leído la resignación de un Master "condenado" a dirigir One Shoots o aventuras cortas debido a lo difícil que es mantener su grupo de juego o gente con la que quedar regularmente. Las causas suelen ser muchas, entre ellas la inconsistencia habitual en los humanos, pero también lo son las obligaciones, la familia o los turnos absurdos de trabajo de algunos (si, hablo por mi).

A pesar de eso, no es realmente difícil dotar de continuidad a tus partidas. Incluso si solo ves tu el cambio, el resultado será más que satisfactorio.


Cosas a tener en cuenta

Paciencia: Es más fácil quedar una vez al mes, o dos veces al mes, que una o dos veces por semana. Si te lo planteas bien, una campaña puede vivir mucho tiempo y ser jugada a un ritmo más que aceptable.

El juego: No intentes montar una campaña larga de un juego que acabas de comprar y que te ha fascinado al instante. Las apariencias engañan y quizás pronto te das cuenta de que todo ese potencial que le veías era en realidad humo. Se frío y pacta con los jugadores a qué juego le podéis sacar más jugo a largo plazo.

Planteate objetivos: Quizás la campaña dure hasta "la guerra con los orcos", o hasta que los personajes hayan cumplido sus objetivos personales, o quizás queréis ver lo que conseguís en un año de juego. Sea el que sea, una campaña necesita motivación, y que los jugadores vean cómo sus expectativas se van cumpliendo poco a poco (sea por éxito o fracaso).

El núcleo duro: Para mí esta es la base de toda campaña. Por mi parte no es muy difícil de conseguir, gracias a que mi pareja es rolera  y se mete en casi todos los berenjenales, pero ella no formaba parte de, por ejemplo, el núcleo duro de 7º Mar, mi campaña magna. Uso este término para referirme, básicamente, a un grupo de jugadores (aunque bien podría ser uno solo) que mantenga el objetivo, espíritu e historial de la campaña desde su inicio.


Posibles soluciones

Obviamente no traigo la panacea. Es más, esta sería tener más tiempo y vivir en una urbanización rolera (bendita utopía). Espero, aun así, que alguna de estas soluciones os sea útil.

Los clubs de juego: Da igual si solo puedes ir una vez al mes, o si te pilla en el pueblo de al lado, pero merece la pena, y mucho, tener un lugar al que ir a jugar y donde sabes que habrá jugadores de continuo. Aquí la base de jugadores será alta, y será fácil tener un núcleo, aunque luego haya dos o tres jugadores que vayan y vengan. Los hay de todos los tipos, desde gratuitos hasta con cuota, juveniles o con una edad media más alta... Merece la pena buscar uno cercano a ti.

Las campañas modulares: Esta idea, a pesar de no ser nada del otro mundo, le ocurre a poca gente. En mi caso, se me hizo visible al utilizarla el hermano Verion en su campaña conocida como la Marca de Herián. Básicamente consiste en dirigir aventuras cortas o auto-conclusivas, que tengan potencial en sí mismas, pero a la vez que estén conectadas con una trama global, más amplia o con objetivos similares. Aunque no es necesaria la presencia de un núcleo duro, viene bien para dotar de más coherencia a la misma.

Tu campaña: Si, por los motivos que fuese, hacer todo lo contrario te resultase imposible, todavía tienes una oportunidad. Crea tu propia campaña. Dirige en eventos, jornadas, o a grupos espontáneos, aventuras que tengan entre ellas consecuencias y una trama relacionada, quizás en continuo avance. Haz que las acciones o el final de una partida, condicionen las del futuro, e incluso, quizás después de la misma puedas contarles a los jugadores por qué les ha pasado lo que les ha pasado. O puedas introducir las nuevas aventuras con "relatos" del pasado. No será lo mismo, pero quizás te quitas el gusanillo y consigues explotar el potencial de ese juego que tanto amas.


El ejemplo

Yo he vivido varias de esas opciones, y también épocas donde solo jugaba con mi pareja, o por el contrario, en las que estaba metido en mil campañas, pero al final son las que han seguido esas pautas anteriores las que han tenido éxito o, incluso, perduran hoy en día.

Llegamos a jugar una campaña de Wraith y de Changeling de principio a fin, conmigo como núcleo de la misma. Llevo 3 años ya (que se dice pronto) dirigiendo una megacampaña de 7º Mar, cuyas semillas fueron plantadas por otra anterior de un año de duración. Y ahora espero llevar adelante otras dos, de Changeling y Wraith, una usando el sistema modular y otra por foro. 

Las posibilidades están ahí. Hay que intentarlo, pues la recompensa es enorme. Ánimo y mucho rol.

¡Hasta pronto!