martes, 10 de enero de 2012

Una historia de magia en la Germania profunda... [Ars Mágica]

Como ya comenté en la entrada anterior, hemos empezado una campaña de Ars Mágica. Lo primero que hay que aclarar de este juego es el concepto de Mago. Aquí no tienes ni que esconderte de los mortales ni te mueres por la picadura de un mosquito. Eres un mago, capaz de modificar la realidad prácticamente a tu antojo, por lo tanto eres una persona poderosa y temible.

Nuestro master, Alqamar, trajo varios manuales para que viéramos los distintos tipos de suplementos que contiene el juego. Como veis, esta 5ª edición (solo disponible en inglés) es preciosa, con unas ilustraciones y una maquetación practicas y bonitas a la vez. El "problema" de este juego es su profunda fidelidad a la historia, lo que te hace tener que informarte ampliamente de muchas cosas(tanto de dentro como de fuera del juego) si quieres hacer una partida "correcta".
Como tampoco somos agobiantes y no nos hace falta tal nivel de detalle nosotros le hemos dado manga ancha a Alqamar para que cambie e invente lo que haga falta. Aun así el chico se está esforzando muchísimo para ser lo más riguroso posible, cosa que agradecemos enormemente.

Pasemos un poco a la partida en sí. En Ars Magica no es común que los magos vayan juntos, por lo que tiene una creación de personajes curiosa. Cada jugador se crea su propio mago (con un procedimiento bastante largo y dedicado) y cada jugador crea un compañero no mago que será amigo del mago de otro jugador. Así en nuestro caso, mi mago es Bamba, un mauritano esclavo que fue liberado durante las cruzadas y llevado a Germania, donde estudió magia durante 15 años. Su amigo(el companion creado por el otro jugador de nuestra partida(Firanai, un grandioso jugador con el cual disfruto muchísimo roleando)) es Her Dietrich, un noble que participó en las cruzadas(donde conoció a Bamba) y cuyo objetivo en la vida es recuperar el "verdadero" concepto de caballero.
Para una futura aventura, Firanai se ha creado un mago, y yo a su compañero, para que así podamos intercambiar papeles.

Es un concepto interesante pero que quizás con muchos jugadores puede hacerse fatigoso(aunque con dos no es difícil de llevar a cabo). Además de estos dos tipos de personajes (llamemos les "activos") los jugadores deben crear entre todos una alianza (el lugar donde vive un conjunto de magos) y los grogs o sirvientes, que trabajen en dicha alianza (el cocinero, la lavandera, etc). Éstos últimos no pertenecen a ningún jugador, pero pueden ser interpretados por cualquiera de ellos en algún momento en el que no quieran llevar a su mago o companion.

En nuestras dos primeras sesiones salimos finalmente de la alianza donde transcurrió mi aprendizaje. Mi maestro ya me había enseñado todo lo que podía y era hora de que me valiera por mi mismo. Justo en ese momento, la maga suprema del lugar nos ofreció un lugar hasta entonces maldito donde podríamos construir nuestra propia alianza. Aceptamos encantados la misión y partimos tras equiparnos con todo el pertrecho posible. Finalmente llegamos a un pueblo llamado Hambruken, donde investigamos un molino que antaño había sido una alianza, pero cuyos habitantes habían desaparecido sin dejar rastro. En este molino encontramos unos extraños tomos y..... ahí terminamos la partida.

Lógicamente las dos sesiones fueron mucho más largas y tuvieron mucha miga, pero tengo que dejarme muchísimas cosas en el tintero. El juego es muy extenso y te inspira mucho potencial, así que seguramente iré desarrollando cosas a medida que vayamos jugando.

La verdad es que estoy muy contento con este inicio y espero mucho de nuestras partidas... aunque con Alqamar tengo la diversión y el disfrute asegurados.

Un saludo!