lunes, 20 de diciembre de 2010

Rackham


A día de hoy mucha gente conoce o ha oído este nombre, y curiosamente lo ha hecho debido a su última noticia: su cierre.

Rackham fue una compañía francesa de miniaturas, que comenzó en su momento con el juego Confronation, un juego de fantasía épica de escaramuzas. El juego tenía muchas cosas originales, o que ya no se usaban en otros wargames(como las cartas de turno). La calidad de las miniaturas era altísima, sobrepasando de sobremanera a las correspondientes de warhammer.
Más tarde sacaron en EE.UU un juego de miniaturas de ciencia ficción, con figuras de plástico prepintado. Este juego tuvo un éxito momentaneo, lo que hizo que Rackham apostara por utilizar el mismo método en su juego fantástico.

Tras un par de expansiones(como la de Dogs of War), Rackham finalmente sacó Confrontation: The Age of Ragnarok, pensado ya para las miniaturas prepintadas, y eliminó de su catálogo las miniaturas de metal.

En EEUU el negocio decayó y en el resto de paises directamente no tuvo ni captación, lo que provocó el quiebre y, por consiguiente, cierre de la empresa.

¿Cuál fue el verdadero fallo de Rackham?
La verdad es que era una empresa buena, que superaba con creces en sistema de juego y en calidad de diseño a sus contemporáneos. El fallo fue cambiar. Cuando hay algo que funciona, tienes que afianzarlo. Irse a por algo tan concreto y reducido como es el plastico prepintado no fue para nada una opción. Además, su juventud le hizo perder el apoyo de los pocos aficionados que tenía, porque, si Rackham hubiera seguido con su idea inicial, en pocos años no habría tardado en aplazar al resto de wargames. Solo hace falta ver que varios de los wargames actuales(Warmachine, Ron&Bones, Infinity) beben de su sistema.

Yo tengo claro que por mucho que la empresa haya caído yo sigo teniendo mi banda y mi reglamento, y voy a buscar gente para devolverle la vida que este juegazo se merece.